7 Consejos para emprender con un capital bajo

Foto: pixabay.com

Muchas personas sueñan con crear su empresa y ser su propio jefe. Lamentablemente, no todas ellas creen contar con los recursos necesarios para hacerlo posible, pensando que para iniciarlo sea necesario tener mucho dinero disponible. Aunque tenerlos no es algo nada despreciable, no tener un gran capital tiene que ser un impedimento para cumplir ese sueño. Si aprendes a administrarte, en poco tiempo verás los frutos de tu inversión. Ve cómo:

1.- Trabaja en tu zona de confort. Aunque suene esta sugerencia algo contradictoria a lo que se suele decir a los emprendedores, hay actividades que podrían ser exitosas dentro de lo que ya conoces y haces. Resulta en una ventaja saber cómo hacer a lo que te quieres dedicar: mientras más sepas sobre él, más sencillo será alcanzar el éxito sin recurrir a grandes inversiones.

2.-  No pagues un local. Cuando comiences tu empresa, una medida austera como ésta –dependiendo naturalmente de qué tipo de actividad sea– será muy conveniente. Si tu casa es grande, puedes hacer de uno de sus espacios tu oficina. Otras opciones son trabajar vía online o a domicilio. Haz de Internet  uno de tus  aliados a la hora de vender algún producto.

 3.- Inicia con poco personal. Al principio te reducirá al menos pasivos laborales. Una buena idea es contratar empleados freelance y lo hagas por proyecto, ya que así será más económico, más adelante, en la medida que el negocio te dé las bases, puedes pensar en tener personal permanente. Si puedes hacerlo, inicia tu proyecto con tu pareja, o algún familiar de mucha confianza y se distribuyen las responsabilidades.

 4.- Ten un plan de negocios. Mientras más definido sea un objetivo, mayores serán las posibilidades de éxito. Es necesario que te hagas tres preguntas básicas: por qué quieres ese negocio, cuáles son los objetivos de ese negocio y qué metas tienes a corto, mediano y largo plazo.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

 5.- Evalúa la actividad. Como se trata de una empresa iniciada con poco capital, cada dos o tres meses debes evaluar qué estás haciendo y cómo puedes hacer para que tus ingresos aumenten y los egreso sean equilibrados, es decir, que la compañía se sostenga con el mismo dinero que produce y tú no debas invertir nada más para crecer.

 6.- Usa Internet. Actualmente, hay muchas más oportunidades de surgir en Internet que hacerlo sin él, así que aprovecha este recurso. Además, puedes ver tutoriales y hacer cursos online sobre cómo potenciar tu negocio.

 7.- Sé persistente. La empresa que tanto soñabas está cada vez más cerca de hacerse realidad, así que no pierdas la paciencia y mantén la calma, pues estos proyectos a veces pueden producirnos ansiedad: relájate, la perseverancia da buenos frutos.

 Ya ves que es posible emprender sin tanto dinero. Evalúa cada paso que des y proponte surgir y sobrellevar los obstáculos que se te presenten. Si lo haces así, podrás tener éxito.

 Fuente: Entrepreneur
 

 





Deja tu comentario



Close