Por esto es que NO debes confiar en tu intuición

Imagen cortesía de www.pixabay.com

La intuición puede ser un elemento clave para muchas cosas en nuestra vida, pero no cabe duda que ante ella, el conocimiento científico, la experiencia y el análisis exhaustivo, son las cosas que verdaderamente pueden proporcionarte las luces que te guiarán a actuar conforme a la decisión más adecuada.

No hace falta ser gran conocedor para presentir algo respecto a una idea, pero no debemos darle todo el crédito a la intuición porque más que eso, la intuición muchas veces está asociada a las emociones que se generan sobre determinado asunto.

En todo caso, vale la pena conocer las tres razones por las cuales no deberías confiar en tu intuición cuando de emprender algo nuevo o decidirte en medio de una indecisión difícil de resolver:

1- Las corazonadas no son señales que deban aplicarse en toda circunstancia.

Aunque sintamos desde el corazón que debemos comprar esa casa, hacer ese gasto o decidir en algo tan trascendental como lo son las relaciones laborales o de pareja, es mejor que antes de aplicar la última palabra conozcamos bien la magnitud de tomar la elección a la que nos impulsa la intuición.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Grandes fracasos empiezan a partir de haber escogido conforme a su nivel de confianza efímera sobre algo. Por ejemplo, queremos iniciar un restaurante de comida cuando en esa región hay cientos de miles de establecimientos de comida similares y que a simple vista de observa que no son tan concurridos. Aunque muchos puedan alentarte a tomar esa decisión (solo para mostrarse empáticos contigo) no significa que en efecto pueda ser la mejor alternativa que escojas. Mejor, evalúa el mercado, detecta oportunidades y mira con atención los riesgos que representa esa idea, antes de dar el siguiente paso.

2- Mejor mira las experiencias de otros, en vez de seguir la intuición.

Aunque tu iniciativa se mira bastante alentadora, a pesar de que sientas que se trata de un buen proyecto, mira lo que ha pasado con otras personas. Eso puede darte luces para saber si estás en camino correcto y no confíes en esa voz interior que dice: hazlo de todos modos. Sé precavido y cauteloso.

3- Ningún caso pasado es necesariamente igual a otro.

Aunque a el gerente de determinada empresa le haya salido todo a pedir de boca, lo necesariamente eso tiene que pasarte a ti. Existen factores de tiempo, lugar, momento histórico, entre otros, que convierten una idea en algo con futuro o con una vida muy breve. Es preferible que te tomes muy bien tu tiempo para evaluar las posibilidades reales que tienes con algo o alguien, en lugar de hacerlo a ciegas.

Es importante que sigas tu intuición, pero no dejes que domine tu vida, ya que no siempre se puede confiar en ellas.

Fuente: Revistaesfinge.com



Pinea esta imagen en Pinterest!




Deja tu comentario



Close