3 Formas simples de arruinar tu vida

Imagen: Pixabay

A veces, en el intento de tener lo mejor y de garantizarnos una vida llena de triunfos, nos volvemos crédulos de que toda decisión es la más idónea para llegar a esos fines esperados.

Las malas decisiones no solo pueden hacernos perder tiempo y esfuerzo, también pueden condenarnos a lo peor, con lo cual tendremos que cargar durante mucho tiempo en nuestra vida. Por eso, antes de tomar una decisión a la ligera, vale la pena tener pleno conocimiento de las consecuencias negativas que puede ocasionarnos una mala elección.

En este artículo hemos recopilado 3 maneras con las que podrías afectar muy mal tu vida. Toma nota y tenlas presentes para que jamás intentes siquiera atreverte a hacer alguna de ellas.

1 Decidir enredarte con la primera persona que te sonría: Veámoslo así: tú estás sola y te vencen las ganas de estar con alguien. Puede que lo hagas, que consigas a un sujeto que sea especial, pero a veces en la vida hay que estar bien con uno mismo antes de aventurarse a probar suerte en el amor con otra persona.

Generalmente, quienes han tenido relaciones tormentosas, suelen desear reestructurar su vida a expensas de una nueva persona que les haga sentirse mejor para reparar el daño que otro causó en sus corazones. Esto es un error desde todo punto de vista. La soledad no es mala, si se reserva para meditar sobre nuestras verdaderas aspiraciones y si es usada con las virtudes que ofrece, es decir, ese tiempo que nos permite compartir con nuestro yo interior, de disfrutar nuestros gustos, para progresar y para ser cada vez más fieles a nosotras mismas.

2 Aferrarte al pasado: Cuántas veces hemos dejado de vivir nuevas experiencias por mantenernos atadas al pasado, a ese que nos hizo tanto daño hoy y que todavía no logramos deslastrarnos de él. La vida se trata de un evolucionar a diario; no merece la pena anclar nuestros pensamientos a un recuerdo que no volverá o que si vuelve no será jamás como aquella vez anterior. Para crecer por dentro, hay que soltar y, aunque duela, es algo que debemos hacer por nuestra felicidad. 

3 Manteniéndote en tu zona de confort: Nada es más nocivo para nuestra vida que estar resguardados en una burbuja que en cualquier momento puede explotar y hacernos entrar en razón de la vida real de un solo golpazo.

Todo queremos sentirnos en zona de confort, pero la mantenencia en ese lugar por mucho tiempo puede hacernos chocar tarde o temprano con la realidad, así como también puede hacernos perder de muchas cosas valiosas para nuestro crecimiento espiritual.

Definitivamente, para tener un vida enriquecedora, hace falta salir del esa zona cómoda para sentir intensamente el placer de vivir.

Fuente: http://www.canalmisterio.net/





Deja tu comentario



Close