¿Tu hijo sufre de “mamitis”?

Imagen: Pixabay.com

El ‘sobre consentimiento’ de parte de la madre, en los niños, puede tener implicaciones de dependencia, cosa que no es nada saludable para el desarrollo de la personalidad de los pequeños.

Sin embargo, tal parece que los problemas que puedan surgir por el tema de la mamitis no se comparan con los de niños que no recibieron manifestaciones excesivas de cariño y afecto de parte de sus padres.

Cada niño, desde su nacimiento, -incluso antes- hasta su adolescencia, debe ser tratado con mucho amor, cariño, entendimiento. El contacto físico de afecto es esencial para que éste sepa lo que es sentirse querido, y sabiendo combinar ello con una adecuada educación y valores, que solo un padre y una madre pueden enseñar.

Conoce la importancia de darle todo tu amor y demostrárselo cada vez que puedas, sin hacer caso de comentarios de terceros en los que te acusan de la mala crianza y al niño de sufrir ‘mamitis’.

Mientras más cerca, más salud

“Para muchos expertos, los primeros meses del bebé son la continuación del embarazo, por lo que ese tiempo debería ser lo más parecido a una gestación extrauterina, recreando en la medida de lo posible las condiciones que el pequeño tenía cuando estaba en la pancita de mamá”, asegura el porta Padresehijos.com.mx.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Durante el embarazo, el bebé se encuentra protegido en nuestro vientre y contenido por el líquido amniótico. Cuando el bebé nace, en los primeros meses de vida, las caricias y el calor de la madre, son importantes para que el bebé se sienta igualmente protegido.

El efecto de los besos

Los besos son la medicina a cualquier deficiencia. Muchos médicos señalan la relevancia de los besos y abrazos, indicando que gracias a ellos los niños asimilan mejor todo lo que necesitan para crecer y su cerebro se desarrolla mucho más rápido.

Un beso de mami se traduce en nutrición emocional que a los pequeñines les encanta, pues sienten que son lo principal en la vida de sus madres y, realmente, no existe niño que no disfrute de estas demostraciones de afecto.

Autoconfianza

No cabe duda que los pequeños de la casa disfrutan de los besos y abrazos de mami, y no solo eso; a través del afecto que reciben también se fortalece su autoconfianza, pues crecen como personas mucho más seguras, que saben amar y son capaces de desarrollar relaciones afectivas duraderas.

¿Qué te parece la mamitis, es buena o mala?

Fuente: Padresehijos.com.mx





Deja tu comentario



Close