Origen y evolución del alcohol

Foto de pixabay.com

Muchas personas han vivido los mejores y peores momentos de sus vidas acompañados por el alcohol. No en vano, lo utilizamos para celebrar, pero también para olvidar. Despreciado por los puritanos y amado por los dionisiacos, el consumo de bebidas a base de alcohol es una costumbre de raíces antiguas y registradas por los historiados de todas las épocas.

Fuentes arqueológicas sugieren que el homínido ha destilado alcohol durante aproximadamente 12.000 años, aunque no siempre para emborracharnos. También se procesa esta sustancia para realizar limpieza de heridas y esterilizar objetos.

Los investigadores coinciden en que el alcohol fermentado es una creación colectiva y popular. Al respecto, un artículo publicado en la página web de mx.drugfreeworld.org, aclara que en tiempos inmemoriales, los humanos usaban los cereales, la miel y los jugos de frutas fermentados, para producir alcohol etílico, llamado también etano, que es el que actualmente se usa en tragos, cervezas y bebidas espirituosas.

Los datos más antiguos colocan como protagonista de esta historia  a China, donde alrededor del año 7000 a.C. se produjo una de las más remota bebidas para festejar que se conocen. Sin embargo, referencias arqueológicas atribuyen su primacía a la más antigua civilización egipcios.

Otras culturas que también han sido referidas por la historia de la ebriedad, ofrecen testimonios de que la India de los años 3000 y 2000 a.C., también se divertían con una bebida preparada con arroz, llamada “sura”. Por su parte los babilónicos adoraban una diosa del vino tan antigua, que data del año 2.700 a.C., aproximadamente.

Uno de los otros padres del destilado de alcohol etílico es Grecia, donde el popular “aguamiel”, ganó una extraordinaria popularidad, por su exquisito sabor producto de la miel y las especias con la que se preparaba. Sin embargo, los estragos que producía este preparado en el cuerpo también eran considerables, por lo que eran reseñados y advertidos en todos los libros de la época.

En cuanto a las civilizaciones originarias de América, muchos pueblos contaban con tecnologías, aparentemente rudimentarias, pero sumamente efectivas, para la producción de bebidas alcohólicas desde épocas precolombinas.

Muchas de las bebidas que se producían en esos alambiques aún forman parte de la cultura tradicional amazónica y son utilizadas en festividades, especialmente en los Andes sudamericanos. Entre ellas destaca un preparado a base de maíz y uvas, conocido por su denominación popular de “chicha andina”.

La evolución de alcohol es notable, pero algo que no ha cambiado es el papel que juega esta bebida en cada uno de los eventos que está presente…Un estimulante para todo aquel adulto que desea divertirse.

 Fuente: mx.drugfreeworld.org





Deja tu comentario



Close